miércoles, 14 de febrero de 2018

Zadie Dress

Buenos días por la mañana bien temprano!

Estoy apurando antes de ir a trabajar para enseñaros un vestido que me encanta.  Es el Zadie Dress, de Tilly and the Buttons.



Es un vestido para hacer con tela de punto elástica.  Tiene bolsillos (bien!) y lleva unos cortes monísimos.  Yo este lo he hecho de manga 3/4 y no se nota mucho, pero en la versión de manga corta, que pronto caerá, el corte de  la caja hace un efecto óptico y queda genial.  La cintura es un poquito alta y la falda amplia, así que no hay problemas con que se marque mucho el culete.  Yo elegí una talla por arriba y otra mayor por abajo, pero aún así le tuve que meter casi 1 cm a la costura lateral, así que si os animáis recordad hilvanar los laterales antes de coser y probaroslo.  En las instrucciones viene todo muy bien explicado, y en el blog de Tilly también hay un cose conmigo con más fotos.  Quizá los bolsillos son un poco más elaborados, pero no para asustarse jjjjj. Eso sí, ponedle a los bolsillos la cinta de silicona estabilizadora para costuras de punto.  Yo no se la puse porque no tenía en ese momento y luego me arrepentí porque me quedaron las aberturas de los bolsillos un poco dadas de sí.  Pero bueno, no por eso deja de encantarme cómo quedó.

Las telas que escogí son de estas que tienes guardadas por casa pero que no sabías que combinaban tan bien.  El estampado es de una tienda alemana de Dawanda, no recuerdo ahora cuál, y lo compré rebajado porque es una de esas telas de punto jersey tan carísimas pero que luego cuando la tocas y coses con ella te das cuenta de que vale lo que cuesta.  Y la tela lisa es un punto de camiseta de alto gramaje de Con tela y punto, una tela que recomiendo porque tiene más cuerpo que la camiseta normal para vestidos, y nada que envidiarle a la otra.

Deseando que llegue el buen tiempo y poder ponérmelo más! 

Enlazo a MIMI, del Club de las Malas Costureras, y a cotillear a ver lo que han puesto las demás!


lunes, 12 de febrero de 2018

Una origami mini mini

Hola! Qué tal hemos empezado la semana? Por aquí estamos ya preparados para ver el nuevo programa de costura, pero también temiendo, temiendo porque sé que me va a entrar en sueño de un momento a otro...

Como lo prometido es deuda, os enseño lo que he hecho con los restos que me sobraron de la sudadera origami:


Como me gustó tanto cómo quedó la mía, pues me lancé a hacerle otra igual a la peque.  Elegí un patrón de sudadera de manga raglan, en este caso no es exactamente recta, lleva una pequeña curvita, y la tunee para sacar el delantero igual que la mía.  El modelo es la Roses on Grey, de la Ottobre 4/2016.  No le puse los puños ni el cuello, lo ribeteé con un bies y le puse una abertura detrás para que le entrara la cabeza bien. También la puse más cortita, porque la original es tipo vestido.

Y todo hay que decirlo, ha quedado hasta mejor que la mía jajaja. Y por supuesto, la modelo, encantada!


Enlazo a Menuda Inspiración y Fans de Ottobre.  Feliz semana!

miércoles, 7 de febrero de 2018

Sudadera origami

La semana pasada se fue volando, pero esta la he intentado agarrar mejor y ya estoy de nuevo aquí.

Mirando el rums alemán, que vaya tela la de cosas que publican, descubrí un patrón de camiseta que me llamó mucho la atención porque en el delantero lleva una parte hecha a trocitos, de patchwork, y tenía que hacérmela sí o sí.



El patrón es uno gratuito de Bernette y se llama Patchwork-Pulli. De las instrucciones no entendí nada de nada, creo que vienen en alemán o danés, pero como ya había cosido una parecida de mi niña pues me lancé a la aventura.  La hice con una sudadera acolchada azul marino que compré en el mercadillo,  muy calentita.  Por si hay alguna por aquí que necesite algunas directrices más, os dejo un pequeño resumen de lo que hice.

Primero hay que separar del patrón la parte que va de patchwork.  Se dejan los margenes de costura y se cortan los trocitos de las telas que queramos. Yo elegí retales de tela vaquera, una japonesa, una sudadera de verano en beige y una polipiel en roja.  Sí, sí, atrevimiento 100%.



Yo tuve mucho cuidado de coserlo todo despacito para que las esquinas casaran bien, que si no luego toda la vista se me va al mismo sitio.  Después hay que unir este trozo al delantero, empezando por el pico y hacia los lados. Cuesta un poco, pero es cuestión de hilvanarlo primero por si hay que descoser.

Ya después se cosen las mangas, que vienen en dos partes.


La manga hace una curva que a mí al probármela me resultó muy fea, así que la rebajé un poco.  Después cosí las mangas al delantero y a la espalda, como cualquier camiseta raglán.                             

                                      

La cabeza me entraba bien, así que para rematar el cuello usé un bies.  Por si acaso se lo puse elástico (es una tira de trapillo que tenía por casa y le venía estupendamente).



Ya después queda sólo rematar los bajos y las mangas.  Yo lo hice con un pespunte normal porque la tela tampoco tenía mucha elasticidad.

Es muy sencilla de coser, pero al final no me ha convencido del todo, me ha resultado demasiado amplia.  Puede ser por la tela que he usado, o porque yo le añadí márgenes de costuras y no había que hacerlo, no sé, si la repito probaré con una talla menos.

Espero que os haya gustado y que os sirva el tuto express.  Para la semana que viene os enseño lo que he hecho con los restos que me han sobrado ;)

Enlazo a MIMI, del Club de las Malas Costureras, a toda prisa, que creo que todavía llego!

miércoles, 24 de enero de 2018

Boro jeans

Madre mía, qué rápida se ha pasado esta semana!
La costura ha cundido poco, más que nada porque la peque y el papi han estado enfermos y a mí me ha tocado hacer todas las guardias, y en parte también porque tenía varias cosas empezadas, y así no hay manera de avanzar.
Una de las cosas que tenía a medias era remendar unos vaqueros del santo padre que me los rompe todos por los bolsillos de llevar el móvil siempre en el mismo sitio. Y buscando por el temido pinterest encontré una nueva moda (o quizá no tan nueva, pero yo la he descubierto ahora ;) de llevar vaqueros rotos remendados con telas y puntadas decorativas.
La técnica boro es muy antigua, y la usaban los japoneses de áreas rurales para remendar la ropa de trabajo que se rompía. La técnica consistía en aplicar parches de tela y encima coserle bordados o puntadas decorativas, puntadas que con los años se fueron complicando hasta desembocar en el sashiko, otra técnica japonesa de bordar formando motivos geométricos y de la cual estoy totalmente enamorada.
Total, que buscando como remendar vaqueros viejos me encuentro con que no solo los puedo arreglar sino que también los puedo renovar completamente y tener vaqueros nuevos!
Cómo normalmente las ideas de Pinterest salen de aquella manera cuando las intentas en casa, asi que hice unas prácticas con los vaqueros del papi, a ver qué tal se me daba a mí aquello...



Le puse un trozo de tela, con motivos japoneses por supuesto, por detrás, y le bordé unas rayitas por encima, y como me gustó pues le puse otro trozo de tela para que se viera más. También le añadí otro trozo al bolsillo pequeño (aunque no lo fotografié).
Y se los puso, y quedaban bien, y la tela aguantaba, así que dije ¡venga, ahora quiero unos para mi!
Y busque unos vaqueros míos que estaban a punto de romperse y los rematé metiéndole las tijeras, y un parche por aquí y otro por allí...


Y quedaron geniales, o por lo menos a mi me encantan!



Así que ya sabéis, no tiréis los vaqueros viejos que ahora se llevan rotos, y si queréis rizar el rizo, pues a por unos boro jeans!

Esto se va directo al club de las malas costureras!

miércoles, 17 de enero de 2018

¡De vuelta!


Hola a todo el mundo!  He vuelto!

Dos días después de escribir mi última entrada tuve a mi pequeña, y de pronto mi vida cambió para siempre.  A mejor, por supuesto.

De esto hace ya 3 años. No hace falta que diga que el tiempo vuela, y más con los peques.  Siempre quise retomar el blog, ya lo tenía entre los propósitos de año nuevo desde el año pasado, pero al final nunca encontraba el momento.  Hasta que por fin me he decidido.

En todo este tiempo nunca he dejado la costura, a veces ha cundido más y otras menos, pero siempre he tenido algo entre manos.  Lo que sí ha cambiado es lo que coso.  Empecé a interesarme por la ropa para la pequeña, todo lo que veía por la blogosfera me encantaba y me enganchaba jjjjj.  Y así me metí en el mundo de la confección, muy diferente al patchwork, pero igualmente adictivo.  Al principio sólo cosía para ella, cosas muy sencillas, y fui aprendiendo poco a poco, hasta que me picó el gusanillo de hacerme algo para mí.  Y comencé a probar patrones, y a experimentar, y a descoser mucho, y a aprender mucho también.

Este año pasado ha sido clave, he aprendido muchas técnicas nuevas y he confeccionado varias prendas con las que he quedado bastante satisfecha, hasta me las pongo y todo ;)

Para empezar bien el año, el día dos de enero ya tenía la aguja en la mano.  Empecé haciendo un vestido para mi hermana y acabé quedándomelo yo ja!

Es el Heather Dress de Sew Over It.  Tiene dos cortes muy monos por delante y por detrás.  Los delanteros se aprovechan para sacar dos bolsillos muy prácticos, y los de la espalda para poder entallar el vestido y darle un poco de forma.  Mi experiencia con el patrón ha sido regulín.  Las instrucciones vienen muy bien explicadas, quizá no muy detalladas para una novata pero están bien para quién ya haya cosido antes con tela de punto. Pero el patrón me ha resultado un poco difícil de ajustar a las tres tallas de mi cuerpo (si si, tres tallas tengo, nada más y nada menos), pero bueno, con la ayuda de mi santísima madre lo hemos podido dejar estupendo.  Las mangas me han resultado demasiado estrechas, quizá porque mi tela no tenía demasiada elasticidad, y las he tenido que ensanchar lo que he podido con el margen de costura que me quedaba. La tela que he escogido es un jacquard de punto, calentito y cómodo. El patrón es un poco escotado, y me resultaba demasiado frio para el invierno, así que le puse un cuello alto, más o menos, porque es la primera vez que lo he hecho, pero bueno, no ha quedado mal.






Y con esto queda inaugurado de nuevo el blog.  Apareceré más a menudo para contaros las aventuras y desventuras de esta costurera novata, siempre que la peque me deje, claro...

Aprovecho para enlazar a Mimi del Club de las Malas Costureras, que me encanta!!

sábado, 22 de noviembre de 2014

Contando hacia atrás

 Ya estamos a pocos días del gran momento, o eso espero yo! Así que por si acaso voy a enseñaros unas cuantas cositas que se me han acumulado estas últimas semanas y que me gustaría compartir con tod@s vosotr@s.

Mi amiga Rocío, de Unas gotas de Rocío, me ha enviado un regalito para la peque.  Cuando llegó el paquete me hizo mucha ilusión, aunque luego con todos los líos se me olvidó decirle que ya me había llegado y agradecérselo.  Ay, chiquilla, qué despiste!  Pero para que veas que me ha encantado, aquí se lo enseño a todo el mundo:








Es un portadocumentos para la cartilla del bebé y demás menesteres.  Ya los habréis visto en su blog, porque están muy solicitados, aunque esta vez sorprende por los colores tan alegres que me ha puesto.  Yo estoy encantada, porque ha sabido captar mis gustos, que siempre me estoy quejando de lo sosos que son los colores que les ponen a las cosas de los pequeños.  También tiene una fundita plastificada y acolchada para guardarlo y que no se estropee en ese bolso gigantesco que llevan las mamás, y por supuesto con los detalles que caracterizan a Rocío, que me ha bordado el nombre y me ha colocado un charm de niña, gracias Rocío!!

Animada por la proximidad ya del gran día, voy acabando tareas pendientes, entre ellas la colchita para la cuna.  La he hecho con la técnica del rag quilt, y aprovechando retales, que cuando me puse a buscar tenía un montón de telas celestes y rosas, así que sólo tuve que comprar la trasera, que se la he puesto de villela para que sea más calentita.




Este chal lo tenía empezado desde el invierno pasado, como tantas cosas que tengo por ahí pendientes jjjj.  Las lanas que he usado son de Drops, y le va haciendo la variación de color, aunque yo he mezclado diferentes gamas de colores para que luego me pegue con todos los jerseys!






Y para la peque, esta rebequita tipo trenka, con su gorrito y todo, y sus botitas a juego.  Por supuesto me ha tenido que ayudar mi supermamá, que se ha encargado del gorro y los remates, pero yo he hecho la casi la mitad!  Y las botas sí que son obra mía, que me he enganchado a esto de hacer minizapatitos!




Y este conjuntito sí que ha sido a medias: yo he hecho el jersey, que es de crochet, y mi madre los pololos, que ya requerían una técnica a la que yo no llegaba.  De nuevo, los zapatitos son obra mía:




Y sigo rematando faenas.  La minicolcha de las estrellas para el moisés está sólo a falta del bies, y una nueva hornada de zapatitos está en camino.  Si me da tiempo los publicaré, pero sinceramente, espero que no y que llegue antes el momento de verle la carita a mi tesoro.  Las que sois mamás ya sabréis las ganas que se tienen ya al final del embarazo, e incluso el papá ya está impaciente.  Así que si no recibís noticias en una temporada, alegraros por nosotr@s !!

Un beso a tod@s y feliz semana!!!

domingo, 26 de octubre de 2014

Poquito a poco

Despacito pero haciendo progresos, así es como voy.

Aunque la barriga ocupa ya casi todo mi espacio vital, todavía encuentro algún hueco para coger la aguja.  Por fin he podido acabar el peto de crochet que estaba haciendo, y así de gracioso ha quedado:


Lo malo es que ahora no encuentro ninguna camisetita lila para ponerle debajo, y es que la ropita de bebés es toda blanca, rosa o celeste! Ya un poco mayores puedes encontrar algunos colores más pero lo de recién nacidos, madre mía, que poca variedad, con lo que me gustan a mí los colorines!

Como me sobró lana, le hice estos zapatitos a juego.  No me digáis que no son chulos, parecen unos mocasines!




Y este ha sido casi el único antojo que he tenido durante el embarazo: un espinete gigante que vi en Sacocharte, y allí mismo compramos el trapillo y mi madre me lo ha hecho.  Vaya trabajazo poniendole el pelo, pero me encanta cómo ha quedado!


Y aunque algunas cosas se van acabando, otras todavía siguen y ni si quiera sé si las acabaré, pero bueno lo seguiré intentando.  Estas son las estrellitas que estoy haciendo para componer una colchita para mi niña.  Como diría Dori, muchas piececitas, pero una delicia trabajarlas:


Bueno, pues de momento esto es lo que puedo enseñar, pero en cuanto vaya acabando más cosas las iré colgando.  Eso si no me pongo antes de parto, madre mía!   Feliz semana a tod@s!!!